Nov 5, 2013

Evaluación de la Enseñanza Secundaria

Screen shot 2013-11-05 at 7

Publicación Barómetro

Se realizó en Brasil en fin de semana del 26 y 27 de octubre de 2013, el Examen Nacional de la Enseñanza Media (ENEM). El ENEM surgió en 1998 como propuesta del Instituto Nacional de Estudios e Investigaciones Eduacionales (INEP) para la evaluación anual de los conocimientos generales de los estudiantes que concluyen o son egresados de la Enseñanza Secundaria. Los resultados del ENEM ofrecen información estadística importante para mejorar la eficiencia de las políticas públicas educacionales. 

La Enseñanza Básica y la Secundaria son puntos flacos en Brasil porque no han formado buenos ciudadanos. Por eso, el acontecimiento del ENAM es extremadamente relevante para la estandarización de la calidad de la educación en el país. La expectativa es que los estudiantes lleguen a la universidad con el nivel necesario de conocimientos a fin de que su formación se mantenga de la mejor manera posible.

El control sobre el procedimiento de impresión y distribución de las pruebas del ENAM es cada vez más riguroso. Envuelve una cadena complejo de seguridad. Las pruebas de 2013 fueron guardadas en un almacén del Ejército en San Pablo antes de ser transportadas a los demás estados. Aloízio Mercadante, Ministro de Educación, alerto que varias instituciones de seguridad pública garantizan la credibilidad de este procedimiento. El se refirió a las Fuerzas Armadas, Policía Militar, Policía Civil, Policía Federal y Policía Caminera Federal.

Los organizadores del ENEM de 2013 se preocuparon con las redes sociales de la Internet a través de la vigilancia del acceso de los estudiantes que hicieron la prueba.  Se prohibía a los candidatos publicar mensajes y fotos en ellas durante la prueba; una comisión revisó las redes sociales por los nombres de los candidatos en busca de contenido que los eliminara si violaba las normas de seguridad. Sus pertenencias fueron selladas bajo las mesas de trabajo durante la realización de la prueba. Así se evitó el uso de la tecnología al servicio de las trampas para que los honestos no se perjudicaran.

Un mayor rigor se aplica en todo el procedimiento de realización del ENEM. Esto ocurre después de la denuncia que el cuaderno de preguntas había sido robado de una imprenta, el tema de redacción había sido filtrado y numerosas preguntas habían sido cambiadas en años anteriores. Los esfuerzos de garantizar la seguridad en el procedimiento del ENEM aumentaron después que se decidió que el resultado de esta prueba podría sustituir al del examen de ingreso a varias universidades públicas o añadir puntos al resultado final de estos exámenes. 

El ENEM es un examen exhaustivo y muy bien preparado. Los candidatos al ingreso en varias universidades públicas se empeñan en hacerlo porque se trata de una evaluación mas analítica y menos funcional de la que se aplica en los principales exámenes de ingreso del país. Con todo, la atención se desvia al incremento de la seguridad, en lugar de enfocarse en el aumento de la mejoría de los ingresos a las universidades, ya que tantos brasileros buscan la inserción en la Educación Superior.

El Ingreso es un momento de concurrencia, disputa y tensión, por eso el ENEM es una propuesta examinadora distinta a las de Ingreso tradicionales. Lo deseable y también lo inesperado pueden suceder a despecho de años de estudio. Los candidatos menos propensos al estudio tienden a confundir obtención de conocimiento con acumulación de informaciones que solo servirá para reducir aún más el gusto por las Artes y la Ciencia. Siendo así, el ENEM disfraza ese déficit educacional del país (de cupos en las universidades) con una prueba menos aburrida. 

El “ejercicio de la ciudadanía” continua siendo un lema cuyo significado se enfatiza en un país ávido de progreso. Es una expresión reproducida con frecuencia por instituciones públicas, pero que se entiende poco debido a nuestro desespero por ser buenos ciudadanos.

Estudiantes que trampean en los exámenes se engañan a sí mismos y no a los demás. En una sociedad justa no solo habría cupos en la universidad para todos los que quisieran cursarla, sino también la sensación de justicia entre los ciudadanos. Estos se esforzarían por mejorar su desempeño sin trampear (con el uso de “chuletas”, escuchas telefónicas y artificios alternativos que hacen mal uso de la tecnología) y entenderían que una buena preparación para este examen no solo garantizaría el acceso a una universidad, sino para prepararlos para la vida.

Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores. Agradecemos la publicación de estos artículos citando esta fuente y solicitamos favor remitir a nuestro correo el Link de la pagina donde esta publicado. 

Contacto: barometrointernacional@gmail.com

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario