Jul 28, 2010

Ingenua Lluvia

Hoy la lluvia en un susurro

Empieza a llorar

Me relata tristes historias

Con cada gotear

Cuenta que una vez hace mucho

De la luna se enamoró

Y la luna en un segundo

Se puso a carcajear

Dijo “acaso eres tonta,

Aquí yo tengo mi lugar

Con estrellas que me adoran

No eres digna de mí amar”

 

Y la lluvia en un suspiro se alejó y echó a andar

Buscando un nuevo camino y compañía nada más

Ella dice “estoy cansada

Y sola ya no quiero estar”

 

Padre tiempo ayúdame a olvidar

Esa ilusión que me roba toda percepción

Sentimientos que aparecen

Cada vez que hay oportunidad

No respetan mi agonía

Solo viven para amar

 

Continúa con su relato

Y empieza a soñar con el sol

Y siente alivio

Ahora a él quiere buscar

Le dice “quiero estar contigo

Quiero alguien a quien amar”

Pero el sol le responde “tú eres fría

Ahógate en tu oscuridad

Pues de mi luz y calor

Nada tendrás

 

Ayúdame hermana eternidad

a soportar mis fracasos

Y poder ocultar

Tras una mascara de frescura

Mi ansiado clamar

 

La lluvia triste se consume

En su eterno divagar

Abandona sus ideales

Ya no hay nada en que pensar

Encuentra en la gratitud de las flores

Una pequeña distracción

Pero ella sabe que en el fondo

Todavía queda mucho amor

 

Truenos y rayos que brotan de mi ser

Expresan mi sufrir

Pero no detienen mi seguir

Y me recuerdan la insolencia

Que estoy obligada a repetir una y otra vez

El deseo de tener

Alguien con quien compartir una caricia

Un beso

Y un “aquí estoy” discretamente decir

 

Y el tiempo pasó

Y la lluvia siguió

No encontró más que rechazo y dolor

Y deseo morir y desapareció

 

Moribunda la encontré

Pues sola estaba yo también

Fue ahí cuando la historia empezó

Y su relato me enterneció

 

Comprendí que era para mí

Le dije “tómame, soy de ti amante perdida

Acaricia mi rostro con suaves y dulces gotas

Que poco a poco borraran nuestra soledad”

 

El tiempo se olvido

Todo el dolor acabo

Y amantes fuimos

La lluvia y yo …

Sharon C

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario