May 22, 2011

Cuando nos escuchan, hablamos

Fuente: Sortilegios Educativos

Por Leonel Obando. Federación de Estudiantes de Secundaria.

La vida del alumno se basa en el almacenamiento de informaciones, métodos y lecciones, impartidas por un profesor durante un proceso mal llamado educación.

Siendo muy honesto considero que en nuestras aulas, el designio de alumno implica cierta dosis de opio a la dura realidad. Si, un paliativo elegante a la falta de crítica en nuestras aulas.

Cabe recordar, que ser Estudiante es sumamente distinto a ser alumno. El estudiante aplica su capacidad humana de raciocinio a la obtención crítica de nuevos conocimientos.

El profesor, por un motivo que aun luego de estar 10 años en el sistema educativo no comprendo muy bien,  no se siente cómodo con la critica propositiva del estudiantado. Quizás porque rompe con su “status quo” de enseñar repetitivamente sin regla ética alguna, en una especie de anarquía del saber.

Todos estos alumnos, una masa mayoritaria, que critican propositivamente, son silenciados arbitrariamente, no por el sistema educativo, sino por el profesor. Es falso, afirmar que el enemigo de la libertad de expresión en las aulas es el sistema; No, es sin duda alguna: el profesor.

Al estudiante critico, se le difama, discrimina, “boletea”, humilla, etc. Y de eso puedo yo dar múltiples ejemplos. La pregunta del millón acá es ¿Cuál es el mal tan profundo que le causa el estudiante critico al proceso educativo, para que merezca esto?

Mi tesis: Si se dejara hablar al estudiante crítico, las cosas deberían empezar a cambiar y eso precisamente es lo que no quieren ciertos dizques educadores y burócratas “representantes” del movimiento profesorado.

La realidad y el análisis objetivo, nos lleva irremediablemente, a la conclusión deplorable, si, el profesor ha roto su pro actividad en la enseñanza y ha caído en la rutina. Y no solo en la rutina, sino en la fobia y repulsión “a-critica” a cualquier modelo de reforma a su rutina, sabia e infalible.

Leer más

Comentarios

    El problema es que el "almacenamiento de informaciones, métodos y lecciones, impartidas por un profesor" es instrucción, no es educación.

    Instrucción es aprender que dos más dos es cuatro, educación es aprender para que sirve.  Eso no existe en nuestro sistema educativo hace tiempo.

    Jose Ureña

Añadir comentario